DESPIECE DEL CERDO IBÉRICO

DESPIECE DEL CERDO IBÉRICO

Todos los años por estas fechas (generalmente coincidiendo con los meses de invierno), se realiza el sacrificio del cerdo ibérico, una costumbre popular que suele tener un carácter festivo y cuyo origen se pierden en la noche de los tiempos.

Ya desde octubre los cerdos han podido pasear libremente por las dehesas en lo que se denomina la montanera. Esta campaña, dependiendo de cada región, transcurre entre los meses de noviembre y marzo, que es la época de maduración de las bellotas, un fruto característico de las encinas, quejigos y alcornoques. Los cerdos, además de buscar este preciado alimento, también comen setas, raíces y otras hierbas. En una montanera cada cerdo puede llegar a consumir aproximadamente una tonelada de bellotas, más de siete kilos diarios lo que les permite ganar, en algo más de tres meses, entre 80 y 100 kilos de peso. Se trata, por tanto, de un período de engorde. La montanera es la última fase de cría del cerdo ibérico.